El viento tiene mucha importancia desde el inicio de los tiempos. El viento siempre ha sido el encargado de conducir los barcos a través de los mares. El viento ha permitido la navegación y expandir al ser humano a través de los continentes.

El viento permite repartir las semillas de las flores por todo el bosque, lleva la vida de un sitio para otro. El viento ayuda a las aves a moverse a buscar mejores terrenos y ayuda a los insectos a desplazarse y a polinizar los campos.

El viento es usado hoy en día como fuente de energía, mediante el uso de los aerogeneradores o molinos gigantes que vemos desde las carreteras.

La energía del viento depende directamente de la fuerza del sol. Para que el viento sople y se mueva por nuestro planeta, es necesario que el sol caliente unas zonas y deje otras sin calentar, de modo que el aire caliente tienda a subir y desplace masas de aire generando viento.

Por todo ello, vemos que la importancia del viento en la historia del ser humano y para la existencia de los animales es muy grande.