Las proteínas son unos bloques o ladrillos con los que se construye el cuerpo, constituyen una parte importante de la dieta e influyen sobre fuerza, pero probablemente no sobre su energía.

Los músculos, tanto del hombre como de los animales se constituyen fundamentalmente de proteínas. Dichas proteínas a su vez están constituidas por aminoácidos, unos 20 aminoácidos en total, de los cuales hay 9 que el cuerpo humano no es capaz de sintetizar y los debe conseguir de manera externa a través de la alimentación, los otros 11 aminoácidos pueden ser creados por nuestro cuerpo.

Se suele decir habitualmente que uno necesita comer carne para recuperar la energía, pero en realidad la carne solo conseguirá que te sientas mas cansado. El cuerpo no necesita las proteínas de la carne, sino los aminoácidos, y por ello, gastará aun mas energía en descomponer dichas proteínas para conseguir los aminoácidos y formar sus propias proteínas humanas. La energía la obtenemos de los hidratos de carbono, como el azúcar, la pasta etc… y la energía que no quememos será almacenada en forma de grasa, que se guarda como almacén por si viene una época de hambre poder disponer de ella.

Existe un mito entorno a las proteínas. Se cree que son indispensables y que la única forma de obtenerlas es de origen animal, y eso es un error. Como hemos dicho antes, lo que el cuerpo necesita para formar sus propios ladrillos son aminoácidos, y estos aminoácidos son fácilmente localizados en las verduras y cereales, frutos secos incluso en las frutas. Los gorilas son animales que tienen muy buena musculatura, los toros, los elefantes… son ejemplos de como los músculos no necesitan ingerir a otros animales para tener su propia constitución.

Cuando comemos carne gastamos energía en descomponer las proteínas en aminoácidos, en cambio si comemos un plato de cocido con arroz estamos obteniendo los aminoácidos esenciales de una manera practica y que supone un ahorro energético al cuerpo. Con mejores digestiones, de manera ética, sin tener que matar a ningún otro ser vivo, sin tener que consumir el ácido úrico de la carne, ni las toxinas procedentes de las hormonas, adrenalinas, vitaminas y demás medicinas que se añaden a la carne…etc.

Por ultimo decir que la importancia de las proteínas en la dieta humana esta sobrevalorada. Se consume el doble de proteínas de lo que el cuerpo asimila, el resto debe ser eliminado y ello conlleva un desgaste de órganos tan importantes como el hígado, el páncreas o los riñones. El exceso de proteína acidifica la sangre y crea problemas de osteoporosis, ácido úrico, piedras en el riñón, y esta directamente relacionado con el cáncer de colon.

El reino vegetal proporciona al hombre toda la proteína que necesite sin tener que preocuparse. No es necesario matar ningún ser vivo para alimentarse correctamente.

Para todo lo demás, pueden visitar esta web e informarse de los alimentos que contienen proteínas